Los diferentes agentes del sector de la madera celebran unidos el Día Internacional de los Bosques
- En un acto simbólico celebrado en el monte vecinal en mano común de Santa María de Oín, en Rois, al que acudieron representantes de las asociaciones forestales, industria, propietarios y la Administración
-Durante el acto se puso en valor el monte gallego por su contribución a la sostenibilidad social, económica y medio ambiental
- Los propietarios forestales quisieron destacar la figura del gran botánico, el frade Baltasar Merino por su gran aportación al estudio de la flora gallega

Asociaciones forestales de Galicia, propietarios de montes, industria de la madera, el conselleiro de Economía, Emprego e Industria, Francisco Conde, la jefa territorial de la Consellería de Medio Ambiente e de Ordenación Territorial de A Coruña, Cristina Carrión, el alcalde de Rois, Ramón Tojo, el presidente de la Fundación Juana de Vega, Enrique Sáez, y el presidente de la junta rectora del monte vecinal de Oín, Luis Añón, entre otros, se dieron cita esta mañana en el monte vecinal de Oín, para rendir un homenaje al monte gallego con motivo del Día Internacional de los Bosques.

El presidente del Cluster da Madeira e o Deseño de Galicia, José Manuel Iglesias, quiso destacar en su intervención la importancia que tienen los bosques por su contribución a la sostenibilidad social, económica y medio ambiental. Según Iglesias, “Galicia no se entiende sin su monte ni sus gentes. Hablar de Galicia es hablar de verde, de árboles, de olor a hierba mojada, de la morriña que nos invade cuando estamos lejos de nuestra tierra”.

Además, durante su alegato a favor del monte gallego, quiso destacar su fuerte vertiente económica: el monte genera riqueza. Así, señaló que 80.000 familias gallegas reciben cerca de 300 millones de euros por la venta de madera, empleando el sector a más de 70.000 personas.

En esta línea, el presidente del CMD quiso recordar las palabras de Alberto Núñez Feijóo en su investidura, en las que resaltaba que estamos “ante la legislatura del sector primario”, destacando la importancia que juega el sector para el futuro de Galicia. En este sentido, indicó que la venta de madera puede ser el banco de muchas familias.

Finalmente, José Manuel Iglesias destacó el papel que juega la madera en la lucha contra el cambio climático.

Los propietarios forestales reivindican la figura del padre Baltasar Merino

En la conmemoración de esta efeméride, el presidente de la Asociación Forestal de Galicia, Francisco Fernández de Ana Magán, quiso extender esta celebración, además de a los bosques y a los silvicultores, a la flora, la fauna, la biodiversidad, al paisaje, a las empresas que realizan trabajos silvícolas, a los industriales que compran los productos y a los científicos que son imprescindibles para avanzar.

En este sentido, Fernández de Ana Magán quiso recordar la figura del frade Baltasar Merino, quien se dedicó con gran entrega y rigor al estudio de la flora gallega, recorriendo casi todo el país a pie, en burro o en caballo, para realizar trabajos de herborización. Fruto de estos trabajo fueron varias publicaciones y la elaboración de un importante herbario.

El perfil del propietario de montes, en la actualidad, ha variado considerablemente puesto que constituye, para muchos, una fuente complementaria de rentas, nunca la actividad principal. Lo mismo ocurre en la mayoría de los montes vecinales en mano común, lo que no es un obstáculo para una gestión forestal sostenible, como ocurre en el monte de Oín.

Contribución a la economía gallega

Durante el acto se puso de manifiesto la gran contribución de los propietarios de montes a la economía gallega. Sólo en madera, producen 8,7 millones de metros cúbicos y facturan cerca de 250 millones de euros anuales, que se distribuye entre muchas familias gallegas. Si la totalidad del monte gallego estuviera bien gestionado, daría empleo cada año a cerca de 20.000 personas.

El presidente de la Asociación Forestal de Galicia hizo, para terminar, un llamamiento para valorizar una actividad poco reconocida socialmente, pero que tiene grandes posibilidades de encaje en los gustos de las modernas sociedades.

Al término del acto simbólico, los asistentes hicieron un recorrido por las parcelas del monte de Oín para conocer las diferentes especies y la gestión que se realiza en este lugar.