La cadena de valor de la madera se opone, de manera unánime, al borrador de decreto que regula el eucalipto
- Considera que es fundamental desarrollar el Plan Forestal entre todos y, una vez hecho esto, mejorar el marco normativo y discutir nuevas normas
- La cadena de la madera se pone a disposición de la Consellería do Medio Rural para trabajar en la revisión de la normativa sectorial para alcanzar la convivencia de todos los usos del territorio
La cadena de valor de la madera ha manifestado esta mañana en el Consello Forestal su oposición firme al borrador de decreto que regula el eucalipto. Su argumentario, respaldado por las principales asociaciones del sector, en las que se incluyen desde los propietarios forestales, las empresas de servicios forestales, la industria y la Universidad, está fundamentado en que la actual legislación forestal ya establece unas claras limitaciones a la expansión del cultivo de eucalipto en Galicia. En el caso de cumplir la normativa sectorial existente, no sería posible plantar nuevos eucaliptos en los espacios naturales protegidos de la Red Natura 2000 de Galicia, ni en las tierras agrarias, ni tampoco en las superficies forestales ocupadas por frondosos caducifolias autóctonas.

De este modo, las asociaciones quieren manifestar a la sociedad que una “eucaliptización de Galicia” no es posible, puesto que los espacios del monte que quedarían para las nuevas plantaciones de eucaliptos, serían únicamente un porcentaje muy limitado de la superficie forestal gallega.

Es por ello que la cadena de valor de la madera entiende que este borrador de decreto no añade protección adicional ni a los espacios naturales protegidos, ni a las masas de frondosos existentes, ni a las tierras agrarias de los ayuntamientos a los que afectaría la aplicación de esta propuesta. Por el contrario, sí les impediría a los vecinos de estas zonas, el cultivo forestal de una especie que, debidamente ordenada y gestionada de forma sostenible, tiene el potencial de generar rentas económicas a los propietarios forestales de estos ayuntamientos de un modo perfectamente compatible con la sostenibilidad y conservación del medio natural.

La regulación meditada y ordenada del cultivo del eucalipto tiene que ir de la mano de otras medidas complementarias indispensables que equilibren el desarrollo del monte gallego, como incentivos para la gestión sostenible de las masas frondosas caducifolias, así como de otras propuestas adicionales que permitan que las masas de coníferas sigan siendo atractivas y rentables para los propietarios forestales. Estos son los verdaderos retos: integrar y desarrollar propuestas que den potencialidad y valor económico a las especies forestales que se quieren promover y proteger, y no a la prohibición del cultivo ordenado y sostenible de algunas de ellas.

La  cadena de valor propone desarrollar el Plan Forestal entre todos

La cadena de valor de la madera se opone a este borrador de decreto, de forma que el debate y las decisiones sobre la necesaria regulación de la convivencia de las distintas especies forestales y de los aprovechamientos del monte gallego, se aborde en el marco de la redacción del Plan Forestal de Galicia, que es el documento estratégico de obligado cumplimiento que marcará la orientación productiva del monte gallego para las próximas décadas.

De este modo, queda abierta la posibilidad de adaptar el cultivo del eucalipto en el conjunto del territorio gallego sin establecer líneas arbitrarias que puedan suponer discriminaciones entre ayuntamientos y propietarios forestales, solventando el incipiente conflicto social que se está generando en las zonas a las que afectan las prohibiciones del decreto.

Revisión de la normativa existente en colaboración con la Consellería do Medio Rural

Las asociaciones se ponen a disposición de la Consellería do Medio Rural para trabajar en la revisión de la abundante normativa sectorial con el fin de alcanzar la convivencia adecuada de todos los usos del territorio, dentro del marco de la redacción del nuevo Plan Forestal de Galicia.