El uso de la madera en la construcción permite ahorrar energía a lo largo de la vida útil del edificio

Ésta es una de las conclusiones que se han expuesto con motivo del homenaje que el Cluster da Madeira de Galicia (CMA) ha realizado a La Vaquería con motivo del Día Mundial de la Construcción Sostenible, que se celebra el día 23 de septiembre. En el acto estuvieron presentes el presidente del CMA, Alfredo Rodríguez; el decano del COAG, Jorge Duarte; y el promotor de la obra y primer socio de honor del CMA, Xosé Otero Pombo.

El CMA ha escogido esta obra por el respeto y la sensibilidad con la que se introdujeron las nuevas construcciones y el tratamiento cuidadoso de la vegetación existentes. Desde el punto de vista de la integración de la construcción en el paisaje, el resultado es espectacular siendo una obra reconocida internacionalmente y la rehabilitación y puesta en valor de las edificaciones existentes, contribuye a la estabilidad y a integrar la actuación en el paisaje.

Durante su intervención, el presidente del CMA quiso destacar la preocupación de los autores de esta obra por resolver “no sólo los aspectos constructivos, sino también los ambientales, rehabilitando y poniendo en valor los “vacíos” entre las edificaciones antiguas y las nuevas, atenuando el impacto de lo construido sobre el paisaje”.

Los dos edificios que se rehabilitan en A Vaquería están resueltos en estructura de madera, empleándose un producto gallego, el eucalipto laminado. Éste también se puede apreciar en las fachadas trasventiladas y en los pavimentos interiores.

La integración de A Vaquería en el ámbito del río Sarela, a través del uso de madera y piedra, contribuye a diluir la arquitectura en el entorno, atenuando su impacto sobre el territorio.

La madera en la lucha contra el cambio climático

La madera juega un papel destacado en la lucha contra el cambio climático. Un mayor uso de los productos de madera estimula la expansión de los montes y la reducción de los gases de efecto invernadero.

El uso de la madera en la construcción permite ahorrar energía a lo largo de la vida útil del edificio, ya que su estructura celular proporciona un aislamiento térmico excelente: 15 veces mejor que el hormigón, 400 veces mejor que el acero y 1.770 veces mejor que el aluminio.

Un m3 de madera usada en sustitución de otros materiales reduce las emisiones de CO2 en 1,1 toneladas por lo que, cada m3 de madera ahorra un total de 2 toneladas de CO2.

Las emisiones de CO2 generadas por la construcción de una casa de hormigón y acero permitirían la construcción de la misma casa en madera y calentarla durante 27 años.

Además, el 15% de la madera procedente de edificios y demoliciones se podría volver a utilizar como madera de aserradero y un 36% podría reciclarse en tableros y otra buena porcentaje podría generar energía limpia.

El presidente del CMA quiso recordar que un medioambiente sostenible sólo será posible “con la base de una economía sostenible”. De este modo, quiso hacer un llamamiento a todos los agentes implicados a trabajar con responsabilidad para poner en valor y uso “nuestros recursos forestales, siendo ésta la manera de que la sociedad se vea beneficiada por mantener el monte sano y productivo”.