EL CMA HOMENAJEA LA ESCUELA INFANTIL DEL CAMPUS DE OURENSE POR SU PERFECTA INTEGRACIÓN CON EL ENTORNO
– La entidad reconoció las características sostenibles de esta obra de Ábalo Alonso Arquitectos
– En su intervención, el gerente del CMA, Ricardo González, puso de relieve el ahorro energético que supone el uso de materiales naturales en la construcción
 El Cluster da Madeira de Galicia (CMA) ha homenajeado esta mañana la Escuela Infantil del Campus de Ourense, obra de Ábalo y Alonso Arquitectos, con motivo del Día Mundial de la Construcción Sostenible. En el acto estuvieron presentes el gerente del CMA, Ricardo González, el vicerrector del Campus de Ourense, Virxilio Rodríguez, la concejala de Infraestructuras del Ayuntamiento de Ourense, Áurea Soto, el presidente del Colexio Oficial de Arquitectos de Ourense, Alberto de Paula, los arquitectos responsables de la obra, Gonzalo Alonso y Elizabeth Ábalo, Ábalo y Alonso Arquitectos y diferentes personalidades de la ciudad de Ourense.

El CMA ha escogido esta obra por su integración perfecta con el entorno en el que se sitúa y por su apuesta decidida por la madera.

Durante su intervención, el gerente del CMA destacó esta obra por ser un ejemplo claro de la sensibilidad y funcionalidad con la que se integran a la perfección materiales naturales con la zona en la que se encuentra.

Coincidiendo con la celebración del Día Mundial de la Construcción Sostenible, Ricardo González quiso destacar una serie de características de la madera que la convierten en una gran aliada en la lucha contra el cambio climático.

En este sentido, indicó que un mayor uso de los productos de madera estimula la expansión de los montes y la reducción de los gases de efecto invernadero.

El uso de la madera en la construcción permite ahorrar energía a lo largo de la vida útil del edificio, ya que su estructura celular proporciona un aislamiento térmico excelente: 15 veces mejor que el hormigón, 400 veces mejor que el acero y 1.770 veces mejor que el aluminio.

Un metro cúbico usada en sustitución de otros materiales reduce las emisiones de CO2 en 1,1 toneladas por lo que, cada m3 de madera ahorra un total de 2 toneladas de CO2.

Las emisiones de CO2 generadas por la construcción de una casa de hormigón y acero permitirían la construcción de la misma casa en madera y calentarla durante 27 años.

Además, el 15% de la madera procedente de edificios y demoliciones se podría volver a utilizar como madera de aserradero y un 36% podría reciclarse en tableros y otro buen porcentaje podría generar energía limpia.

El gerente del CMA recordó que un medioambiente sostenible sólo será posible “con la base de una economía sostenible”. De este modo, hizo un llamamiento a todos los agentes implicados a trabajar con responsabilidad para poner en valor y uso “nuestros recursos forestales, siendo ésta la manera de que la sociedad se vea beneficiada por mantener el monte sano y productivo”.

Envejecimiento digno de la madera

Durante el transcurso del acto, los presentes coincidieron en el buen estado de la madera del edificio, presentando una apariencia que consigue situar la obra como una de las más emblemáticas del Campus de Ourense.

Su perfecta integración con el entorno, su calidez y el uso al que está destinada, convierten esta obra de Ábalo y Alonso en un ejemplo ideal de cómo debe tratarse y ejecutarse la madera en una obra.