El CMA homenajea Casa Chao, en Corcubión, por su perfecta integración con el entorno, así como el uso perfecto de la madera en la obra
La entidad reconoció las características sostenibles de esta obra de Juan Creus y Covadonga Carrasco
En su intervención, el presidente del CMA, José Manuel Iglesias, puso de relieve el ahorro energético que supone el uso de materiales naturales en la construcción

El Cluster da Madeira de Galicia (CMA) ha homenajeado esta mañana Casa Chao, obra de Juan Creus y Covadonga Carrasco, con motivo del Día Mundial de la Construcción Sostenible. En el acto estuvieron presentes el presidente del CMA, José Manuel Iglesias, el presidente de la delegación de A Coruña del COAG, Roberto Costas, los arquitectos de la obra, Creus e Carrasco, el carpintero y diferentes personalidades de Corcubión.

El CMA ha escogido esta obra por su integración perfecta con el entorno en el que se sitúa y por su apuesta decidida por la madera, donde resalta por la perfecta ejecución por parte de los carpinteros encargados de la misma. Además, los asistentes al acto destacaron que Casa Chao es el claro ejemplo de cómo se debe perder el miedo a usar las madera tanto en interiores como exteriores, recuperando la buena fama de la madera como material constructivo.

Durante su intervención, el presidente del CMA destacó esta obra por ser un ejemplo claro de la sensibilidad y funcionalidad con la que se integran a la perfección materiales naturales con la zona en la que se encuentra, así como por aportar una visión renovada del modo de construir, sin olvidar la propia identidad, mediante referencias a la historia y cultura del lugar.

Coincidiendo con la celebración del Día Mundial de la Construcción Sostenible, José Manuel Iglesias quiso destacar una serie de características de la madera que la convierten en una gran aliada en la lucha contra el cambio climático.

En este sentido, indicó que un mayor uso de los productos de madera estimula la expansión de los montes y la reducción de los gases de efecto invernadero.

El uso de la madera en la construcción permite ahorrar energía a lo largo de la vida útil del edificio, ya que su estructura celular proporciona un aislamiento térmico excelente: 15 veces mejor que el hormigón, 400 veces mejor que el acero y 1.770 veces mejor que el aluminio.

Un metro cúbico usada en sustitución de otros materiales reduce las emisiones de CO2 en 1,1 toneladas por lo que, cada m3 de madera ahorra un total de 2 toneladas de CO2.

Las emisiones de CO2 generadas por la construcción de una casa de hormigón y acero permitirían la construcción de la misma casa en madera y calentarla durante 27 años.

Además, el 15% de la madera procedente de edificios y demoliciones se podría volver a utilizar como madera de aserradero y un 36% podría reciclarse en tableros y otro buen porcentaje podría generar energía limpia.

El presidente del CMA recordó que un medioambiente sostenible sólo será posible “con la base de una economía sostenible”. De este modo, hizo un llamamiento a todos los agentes implicados a trabajar con responsabilidad para poner en valor y uso “nuestros recursos forestales, siendo ésta la manera de que la sociedad se vea beneficiada por mantener el monte sano y productivo”.