El CMD, en su labor como editora, presenta el manual Lugares Públicos de Estancia con Carácter Biofílico

El manual, obra de la doctora arquitecta, Inés Pernas en colaboración con investigadores de la Universidad da Coruña v la empresa Galopín, trata de ser una sencilla herramienta para los prescriptores a la hora de evaluar si una edificación o diseño cumple con los requisitos biofílicos

En la presentación se celebró una mesa de diálogo entre profesionales de diferentes sectores para poner en valor la importancia de estar en contacto con la naturaleza para la salud física, emocional y el bienestar, en general

El Cluster da Madeira e o Deseño de Galicia, en su labor como editora, ha presentado el manual ´”Lugares públicos de estancia con carácter biofílico”, obra de la doctora arquitecta, Inés Pernas en colaboración con investigadores de la Universidad da Coruña y la empresa Galopín y gracias a la ayuda de la Axencia Galega da Industria Forestal.

El objetivo innovador de esta manual es introducir criterios biofílicos en el análisis del lugar, con la finalidad de aportar a los arquitectos, proyectistas, las herramientas necesarias para incorporar los objetivos de los patrones biofílicos al diseño del espacio urbano. Se trata de un documento de fácil consulta para evaluar si una edificación o diseño cumple con esos requisitos biofílicos.

El manual cuenta con 14 patrones que aportan en su definición unos objetivos y unas consideraciones de diseño para su aplicación en el proyecto. Estas estrategias se utilizan para fijar unos criterios de valoración y poder ofrecer un diagnóstico que lleve a listar una serie de recomendaciones de diseño para dar el carácter biofílico al espacio público.

La componente visual del manual tiene un papel fundamental en el mismo. Con las ilustraciones y el empleo del color como nexo se busca dar inmediatez en su comprensión. A lo largo de los capítulos existe una coherencia formal, relacionando los conceptos hasta llegar al anexo de fichas en donde se plasman los datos que caracterizarán el ámbito de trabajo.

El manual se plantea como una herramienta de trabajo para profesionales de la arquitectura, el urbanismo o la arquitectura de interiores. El diseño de fichas para la toma de datos intenta facilitar la parte primordial del trabajo de campo.

Con este manual se puede abarcar tanto el diseño de una gran plaza urbana como de un espacio de juegos dentro de un área comercial. La posibilidad de intervenir a pequeña escala y en múltiples puntos, intenta crear una red conectando espacios con carácter biofílico. De este modo, ayudará a mejorar espacios dentro de los barrios para mejorar el conjunto de la ciudad.

Mesa de diálogo entre expertos en biofilia

Este manual se ha presentado en el marco de una mesa de diálogo online donde expertos en biofilia de diferentes sectores han coincidido en señalar la importancia que tiene el contacto con la naturaleza para la salud física, emocional y el bienestar en general. Beatriz Piñeiro, responsable de estrategia de economía circular del SERGAS; Fernando Sanz, técnico del CIS Madeira; Mónica García, cofundadora & CEO de Cómo crear historias, y la propia autora del manual, Inés Pernas, compartieron experiencias e inquietudes sobre el poder que ejerce el contacto con la naturaleza en el ser humano.

La biofilia no es un término nuevo. El primero en usarlo fue Erich Fromm en 1964, para referirse a la pasión que se siente por todo lo vivo. Ya en 1984, Edward Wilson desarrolló este concepto en más detalle, señalando lo esencial que supone para el desarrollo psicológico del ser humano el estar en contacto con la naturaleza.

Ya en el año 2012, la Fundación As Salgueiras participaba con Silvia Collado y José Antonio Corraliza en la publicación “Naturaleza y bienestar infantil” que reseña la importancia que tiene para el desarrollo de los niños, la interacción con la naturaleza. En la actualidad, debido a la situación de confinamiento en la que nos hemos visto obligados a permanecer, esta necesidad de estar en contacto con la naturaleza se ha hecho más visible para la sociedad en general.

El futuro tiende a ciudades biosaludables, sostenibles y biofílicas, que contribuyan a una conexión con la naturaleza y a crear entornos más saludables, tanto en los espacios interiores como exteriores.